Cabo Verde huérfano de Sara Tavares, Jeune Afrique


Cabo Verde queda huérfano de Sara Tavares

Publicado el 21 de noviembre de 2023

Lectura: 2 minutos.

Era una artista magnífica, quizás la voz más bella de la diáspora caboverdiana en el mundo. En las redes sociales se multiplican los homenajes desde el 19 de noviembre en memoria de sara tavares, cantante, guitarrista y compositor de gracia inolvidable, que llevó en alto saudad de sus orígenes.

Su audiencia parisina retiros de un concierto en la Alhambra, en el festival Au fil des Voix, a principios de 2012, donde un resbalón sobre un asfalto helado y una fractura la privaron de su instrumento, dejando el campo abierto a su guitarrista, Luiz Caracol. Unos años más tarde, presentó en el mismo escenario el álbum que será su último, Fitxadu, quiénes le valió un Nominación al Grammy.


el resto después de este anuncio


Fue un tumor cerebral contra el que había estado luchando durante años lo que finalmente arrancó a esta estrella de su triste destino. Habiendo abandonado su padre su hogar, su madre partió de Lisboa hacia el Sur con sus hermanos y hermanas jóvenes, y confió al niño, nacido en 1978, a una anciana. La crió como huérfana en la capital portuguesa, donde disfrutó del éxito desde su adolescencia.

Del gospel a la música caboverdiana

Sara aprendió a cantar en la iglesia, fundó el primer coro de gospel en Lisboa antes de darse a conocer al gran público al ganar dos concursos televisados ​​y luego representó a Portugal en eurovisión, en 1994. Dos años más tarde, su versión en lengua portuguesa del título emblemático de la banda sonora de la película El jorobado de Notre Dame le valió el premio a la mejor adaptación, otorgado por Disney. Tenía entonces 18 años y comenzó a interesarse por los ritmos caboverdianos y aprender criollo, elementos que pronto incorporó. à su música.

“Su sello quería convertirla en cantante pop”, recuerda, desde Praia, José Da Silva, fundador del sello Lusafrica y embajadora de la música del archipiélago, a quien siguió hasta la isla de Santo Antão para el homenaje organizado al día siguiente muerte de cesaria evora. Pero ella prefirió mezclar la música de Cabo Verde con sonidos africanos, en particular con sus percusionistas, el angoleño N'Du, o Miroca Paris, percusionista de Cesaria, que le acompañó en sus giras. »

Ritmo soleado y sonriente

Su primer álbum, Mi Ma Bo (1999) está producido por la cantante congoleña Lokua Kanza, del cual es fanática. En 2005, “Balance”, y títulos como “Bom Feeling” y “One Love”, con un ambiente soleado y sonriente, lleno de juventud, lo impulsó a la escena internacional. Invita a su colega Ana Moura, que pronto será la reina del fado moderno, en el tema “De Nua”, que cierra el álbum. El siguiente, Xintí (2009), un clásico, más introspectivo y logrado, es el de la madurez.


el resto después de este anuncio


“Sara, era una voz extraordinaria, y luego la amabilidad, la gentileza”, continúa José Da Silva, quien lo invitó dos veces al escenario del Kriol Jazz Festival. Y uno de los artistas de la nueva generación más admirados aquí, por el público y los músicos. »

Informados de su enfermedad, los informativos de la televisión pública caboverdiana le dedicaron hace dos meses una “ola de solidaridad”. et el programa La Voz Portugal le rindió homenaje, a partir del 19 de noviembre, como Presidente de la República de Cabo Verde, José María Neves, al día siguiente. Cercana al cantante Boy Gé Mendes, había publicado en el transcurso de un año cuatro nuevas piezas que escuchamos como si fueran un testamento. Sara Tavares deja una obra única et eterno.


el resto después de este anuncio


La mañana.

Cada mañana, reciba las 10 informaciones clave sobre la actualidad africana.

Image

Este artículo apareció primero en https://www.jeuneafrique.com/1506350/culture/le-cap-vert-orphelin-de-sara-tavares/


.